Oración y Ofrenda Floral

El próximo 25 de Agosto en Santa María la Mayor a las 20.00 tendrá lugar Oración y Ofrenda Floral. Ver más

Novena a Nuestra Patrona

La novena a nuestra Patrona tendrá lugar entre los días... Ver más

Procesiónes

Para estas fiestas patronales los traslados de nuestra Patrona y su procesión en su día, son las que aqui se pueden ver... Ver más

Fiestas Patronales

Durante los próximos días y durante la estancia de nuestra patrona se van a venir realizando diferente actos en su honor... Ver más

A través de estas líneas vamos a tratar de conocer algo más acerca de la iglesia y el Santuario de Nuestra Señora de las Cruces.
Es difícil, sin manejar documentación de archivo intentar trazar la historia, el devenir a través de los siglos del Santuario de nuestra Patrona. Sin lugar a dudas, será la documentación de archivo la que nos ayude a aportar nuevos datos acerca de la construcción y las transformaciones sufridas a lo largo de los siglos en el Santuario. Lo que haremos por tanto, será recurrir a las fuentes escritas que ya hay publicadas de otros autores que en momentos distintos de la historia se ocuparon, aunque muchas veces de manera somera, de escribir sobre la Virgen de las Cruces o su Santuario. Contamos con documentación desde 1575, para posteriormente avanzar hasta finales del XIX (con Inocente Hervás y Buendía) y comienzos del XX con Bernardo Portuondo; todos ellos, en mayor o menor medida nos han dejado noticias acerca del Santuario tal y como lo vieron en su época.

SantuarioComo decía, estas fuentes ya publicadas y de obligada consulta, nos hacen remontarnos (las más antiguas) al año 1575, cuando se redactan las Relaciones de los pueblos de España mandadas hacer por Felipe II. De la interesante descripción que se hace de nuestro pueblo, podemos encontrar una copia versificada de un relato escrito por un devoto de la Virgen en el año 1560, sobre la leyenda de la aparición de la Virgen a un muchacho en el año 1465. También encontramos aquí las primeras referencias acerca de la ermita del santuario.
Gracias a lo aquí escrito sabemos que el sitio de la Tamarosa (hoy en término de Torralba), paraje donde se ubica el santuario, perteneció al término de Barajas, que una vez despoblado se dividen sus términos y ésta dehesa se declaró comunal entre los términos de Daimiel y Torralba.

Después de la aparición de la Virgen y la erección de la primera ermita por parte de Daimiel, la devoción a la Virgen de las Cruces se hizo muy popular entre los dos pueblos. Por parte de Torralba también se levantará una ermita a los pies de la edificada por Daimiel, pero al final las disputas cada vez más frecuentes entre los dos pueblos, y los pleitos sobre el derecho y la jurisdicción entre uno y otro ayuntamiento, hicieron que finalmente Torralba abandonara su ermita, pudiendo todavía contemplarse las ruinas en el sitio donde siglos atrás se levantó: se conservan dos muros perimetrales, en los que es visible la huella de los arranques de los arcos, al mismo y tiempo que se observan los vanos de las ventanas que iluminarían el interior de la construcción.


Retomando de nuevo las Relaciones se nos dice que “la fundación de esta ermita parece según es público y notorio en esta villa que se fundó por un milagro que acaeció…”. También se hace referencia en este texto a que la ermita se encuentra a unas dos leguas de la villa de Daimiel, y se encuentra fundada la mitad de ella o más en el término común que tienen Torralba y Daimiel en el pasto, como anteriormente decíamos antes el paraje de la Tamarosa.

patio del santuario
La ermita que hoy contemplamos no es, como es lógico, la construcción original. En el último cuarto del s. XVI ésta era “muy principal hecha de mampostería de cal y canto”. La imagen de la ermita a finales del siglo XVI era sin duda más cercana a la original que lo que nosotros vemos hoy día.

Se trataría en origen de una pequeña construcción con muros de tapial y mampostería con una cubierta de madera. Esta tipología se mantendría seguramente sin cambios notables hasta el siglo XVII, momento en el que empiece a sufrir una remodelación bajo el prisma del barroco, configurando el aspecto que presenta en la actualidad. Será por tanto el barroco el estilo artístico que más huella deje, tanto en la ermita, por la serie de modificaciones que sufrirá en cuanto a la fábrica y a la decoración, como en la propia imagen de Nuestra Señora, que también se verá afectada por la moda barroca, y es que será el momento en el que siguiendo las premisas de ese gusto barroco se vista la magnífica talla medieval de la Virgen de las Cruces, presentando un aspecto sustancialmente distinto al que tenía en origen.
Si hablamos de las modificaciones barrocas que afectan a la ermita, éstas van a afectar tanto a la planimetría como a la decoración. El esquema constructivo responde a las tipologías del barroco clasicista. Se configura la ermita mediante una pequeña nave, con unas pequeñas capillas laterales; una pequeña decoración en yeso a modo de pilastras y un entablamento corrido por toda la nave principal a la altura del arco que da acceso a las capillas laterales.

La cubierta de esa nave principal, será al igual que las construcciones de este tipo una bóveda de cañón con lunetos y una pequeña cúpula en el crucero que no destaca en planta. La cúpula se decora con pinturas de los evangelistas en el cascarón y decoración de yeserías, al igual que sucede en las pechinas de la cúpula. En el presbiterio se encuentran tres lienzos, el más grande sobre la hornacina de la imagen de la Virgen de las Cruces parece representar la Ascensión ; aunque muy maltratados por el tiempos y con gran suciedad acumulada por el polvo y barnices, esperemos que su pronta restauración les devuelva parte de su esplendor.

Entrada al Santuario
Como elemento característico de este tipo de construcciones barrocas, y como una creación netamente española, vamos a encontrar el camarín. Unas construcciones no siempre apreciadas en su justa medida, pero que por si mismas constituyen una de las creaciones más interesantes del mundo barroco.

Esta construcción adosada a la cabecera de la iglesia en el lado del evangelio, va a pasar a ser la habitación de la Señora , donde se guarden sus joyas y vestidos, al tiempo que también va a albergar todas aquellas ofrendas y exvotos que los devotos entregan a la Virgen solicitando algún favor.
Si antes comentábamos que en el lado del evangelio de la ermita se va a situar el camarín, será en el lado de la epístola, junto a la actual entrada, es donde encontramos el gran patio porticado que sirve de marco y antesala a las celebraciones relacionadas con el culto a la patrona, fundamentalmente las romerías. La creación de estas estructuras también tiene mucho que ver con la cultura barroca, por lo que tiene de aspecto lúdico y de exaltación.

En la parte baja del patio vemos como los soportales se articulan con arcos de medio punto de ladrillo sobre los que se sitúa la galería superior, en este caso adintelada. Ambas galerías van a dar acceso a una serie de habitaciones que se van a utilizar tanto por los visitantes, romeros o por la hermandad de la Patrona.
La fachada principal de acceso al Santuario, va a tener mucho que ver con la arquitectura popular de nuestra zona: en la actualidad al encontrarse desprovista de su capa original de revoco (un aspecto fruto de una intervención a finales de los años 70), protección para un material pobre como es la mampostería, nos sirve para poder ver cual es su técnica constructiva.


Esta práctica de desvestir los paramentos murales de nuestras construcciones populares realizadas tanto con tapial y mampostería, como es este caso, es una actuación cada vez más habitual, pero muy alejada de lo que los arquitectos y alarifes pretendían conseguir, nuestra arquitectura siempre estuvo revestida y encalada, no como hay veces que nos hacen entender, desvirtuando la imagen original de nuestros monumentos.

Imagen general del Santuario

El Santuario como hemos visto presenta una imagen distinta de aquella primitiva, originaria, esto es un hecho habitual debido al paso del tiempo, son los distintos estilos y gustos de cada época los que van marcando la pauta y la historia de nuestras construcciones, añadiendo, modificando o eliminando elementos, unas veces de una manera más acertada que otras.

A pesar de estas transformaciones, la imagen que presenta el Santuario, tanto ermita, patio y el propio paraje, un precioso entorno natural que invita a pasear y a acompañar a la patrona en su romería, no hacen sino crear un marco verdaderamente homogéneo que aúna tradición, historia y devoción que desde tiempo inmemorial se viene ofreciendo a la imagen de nuestra Virgen de las Cruces.

 

En los próximos días

Calendario Hermandad

Último mes Octubre 2017 Mes siguiente
L M X J V S D
week 39 1
week 40 2 3 4 5 6 7 8
week 41 9 10 11 12 13 14 15
week 42 16 17 18 19 20 21 22
week 43 23 24 25 26 27 28 29
week 44 30 31